CirculoDigitalCultura y EntretenimientoMúsica

Este fin de semana, la Orquesta Sinfónica Nacional ofrecerá uno de los programas más apasionantes de la temporada: Andrés Salado

CIUDAD DE MÉXICO, 01 de junio, (DE VAGOS / CÍRCULO DIGITAL).- En palabras del destacado director español Andrés Salado, el programa 10 de la Orquesta Sinfónica Nacional, que podrá disfrutarse este viernes 2 de junio a las 20:00 y el domingo 4 a las 12:15, en el Palacio de Bellas Artes, será “uno de los más apasionantes de la temporada, un concierto bello, inspirador y con una enorme lírica y poesía”.

 

Resaltó que este programa del periodo ruso, “fantasioso e imaginativo, con grandes contrastes y colores”, está conformado por obras que “conoce todo el público y que va a disfrutar tremendamente”.

 

Se escuchará la obertura de la ópera Ruslán y Ludmila, de Mijail Glinka; el Concierto para piano núm. 1 en si bemol menor, op. 23, de Piotr Ilich Chaikovski, y la Sinfonía núm. 2 en mi menor op. 27, de Serguei Rajmaninov.

 

Al respecto Salado comentó que “las piezas de Chaikovski y Rajmaninov son de gran plantilla orquestal y potencia musical, sonora y acústica; de Glinka se presentará una obra virtuosa que requiere de una gran velocidad por parte de los instrumentistas de cuerda”.

 

Sobre su participación como director huésped de la OSN señaló que “es un reto personal de crecimiento musical, siempre he tenido una magnífica recepción por parte de los maestros de la orquesta. Los músicos de la OSN son gente con muchas ganas de trabajar y aprender, de hacer música y con un gran talento interpretativo”.

 

Compartió además su gusto por trabajar al lado del pianista Leonel Morales, quien será el solista invitado de la orquesta para este programa. “Es un privilegio y un gusto tocar de nuevo con él, es hacer música desde la amistad y el compromiso. La carrera de director orquestal se forma por colaboraciones y uno de sus perfiles es viajar, descubrir nuevas culturas, nuevas maneras de hacer música, estilos y sonidos; aprender de la experiencia que te proponen cada una de las distintas situaciones, todo esto hace que nuestra profesión sea muy especial”.

 

En su oportunidad, Leonel Morales afirmó que es una gran satisfacción tocar al lado de la OSN en el Palacio de Bellas Artes. “Es de mucha emoción porque era algo que tenía pendiente en mi carrera. Andrés Salado es uno de los directores jóvenes de mayor proyección internacional y es un placer tocar con él por su musicalidad y porque somos grandes amigos”.

 

El programa que interpretaré es de mi repertorio habitual, precioso y propio de las grandes orquestas, puntualizó. “Es del repertorio ruso, uno de los más habituales en mi carrera como pianista. He interpretado los cinco conciertos de Rajmaninov, es una música que me atrae mucho, mi educación fue rusa y esto ha llevado a que sea un conocedor profundo de su tradición”.

 

Explicó que pianísticamente todos los compositores rusos han desplegado una gran técnica y que entre los conciertos habituales de los grandes solistas en el piano, la música rusa ha ocupado un lugar primordial. “En Rajmaninov encontré una música muy cercana a mí y a partir de ahí creció mi amor por él y empecé a incorporar su música a mi repertorio como me pasó con Chopin. En Rajmaninov no hay música feliz, está llena de pasión pero siempre existe tristeza, dolor y nostalgia por la situación de su país”.

 

Share: