Ciencia y Tecnología

Grandes dudas sobre capacidad humana de sobrevivir al cambio climático

Ciudad de México 06 Agosto (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).- “No creo que serán los humanos, creo sí que ocurrirá a primera hora”, dice con una sonrisa Julie Gray. Recién he preguntado a Gray, una bióloga molecular de plantas de la Universidad de Sheffield, cuáles cree que serán las especies que podrían perdurar si no adoptamos una acción transformadora contra el cambio climático.

Aún con la capacidad extraordinaria de innovación y adaptabilidad, los humanos, si resulta, probablemente no estarán entre los sobrevivientes, plantea un artículo sobre el tema publicado este lunes por la cadena británica BBC.

Esto es en parte porque los humanos se reproducen de manera agónica muy lenta y en general una o dos veces –tal y como lo hacen otros animales favoritos, como los pandas.

Los organismos que pueden producir descendencia numerosa de manera rápida podrían tener una mucho mejor oportunidad de impedir su extinción.

Podría parecer como un experimento muy pensado. Pero al examinar cuáles son las especies que son más o menos capaces de sobrevivir al cambio climático resulta inquietantemente perturbador.

Como un exitoso reporte sobre la biodiversidad, afirmó recientemente, una de cada cuatro especies enfrenta actualmente la extinción. La mayor parte de esta vulnerabilidad está vinculada al cambio climático, que está provocando temperaturas cada vez más altas, al aumento del nivel del mar, condiciones más variables y un clima mucho más extremo, entre otros impactos.

Algunas advertencias están en orden. Mientras que la severidad del cambio climático es innegable, resulta imposible conocer con precisión cuáles de estos efectos incidirán en la vulnerabilidad de las especies, especialmente lejano en el futuro.

Los métodos para anticipar la vulnerabilidad están evolucionando, mientras que información inconsistente y limitada, más las complejas interacciones de políticas, los cambios en el uso de la tierra y los efectos ecológicos, significan que las proyecciones no están inscritas en muros de roca.

Las ponderaciones sobre la vulnerabilidad del cambio climático han registrado sesgos y puntos ciegos (casi de la misma manera que los humanos).

Más aún, los efectos indirectos que son responsables de muchos de los impactos por el cambio climático en las poblaciones, tales como las cadenas de alimentos, resultan mucho más complejos de modelar que los efectos directos.

Otra fuente de incertidumbre tiene que ver con la capacidad de las formas de vida para adaptarse. Tomen los ectotermos (animales de sangre fría como los reptiles y anfibios), que históricamente han resultado con ritmos más lentos para adaptarse al cambio climático que los endotermos.

Por una cosa, son menos capaces de ajustar sus temperaturas corpóreas. Pero hay excepciones, como la rana mugidora estadunidense, que en la actualidad podría encontrar ambientes más propicios como consecuencia del calentamiento o el alza de las temperaturas.

Y, por supuesto, existe una alternativa: los humanos podríamos concertar acciones comunes y detener la crisis del clima e impedir que prosiga como una bola de nieve mediante la adopción de políticas y estilos de vida que reduzcan los gases de efecto invernadero. Pero para los propósitos de estas proyecciones, estamos asumiendo que eso no ocurrirá.

Tendencias tenaces

Aún en medio de las incertidumbres, podemos hacer algunas suposiciones válidas sobre los patrones en general.

La tolerancia al calor y la resistencia de las plantas a la sequía, como las encontradas en desiertos antes que en las selvas, son más proclives a sobrevivir.

Así que son plantas cuyas semillas pueden ser dispersas sobre extensas distancias, por ejemplo, por el viento o las olas de los océanos (como cocos), antes que por las hormigas (algunas como las acacias).

Las plantas que pueden ajustar las épocas de su floración podrían también desempeñarse mucho mejor ante las temperaturas más elevadas.

Jen Lau, una bióloga de la Universidad Bloomington en Indiana, sugiere que esto podría dar a las plantas no nativas la ventaja cuando tengan que responder al cambio climático.

También podemos echar un vistazo a la historia como una guía. El registro fósil incluye señales de cómo las especies han afrontado los cambios climáticos previos.

También existen pistas genéticas de sobrevivencia de larga data, tales como la resistente microalga verde que se adaptó a ambientes más salados sobre millones de años –un hallazgo único hecho en septiembre de 2018 por Fatima Foflonker de Rutgers y sus colegas.

De manera importante, se pensó, la devastación natural de la crisis climática asociada a la actividad humana significa que no podemos confiar en absoluto a las referencias del pasado.

“El cambio climático que veremos en el futuro será distinto en muchas formas del cambio climático que hemos visto en el pasado”, dijo Jamie Carr, un proyectista del Grupo de Especialistas en Cambio Climático de la Comisión de Especies Sobrevivientes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

El registro histórico señala la tenacidad de las cucarachas. Estos bichos tan repudiados “han sobrevivido a cada evento de extinción en la historia hasta ahora”, apunta Asmeret Asefaw Berhe, un biogeoquímico de la tierra en la Universidad de California en Merced. Por ejemplo, las cucarachas se adaptaron a una cada vez más árida Australia, hace decenas de millones de años, al comenzar a excavar en el suelo.

 

Share: