CirculoDigitalMéxicoPrincipal

A LA BANCA NO LE PREOCUPA QUE UN POPULISTA LLEGUE AL PODER: ABM

GUERRERO, 22 de marzo, (LA RED SOCIAL/CÍRCULO DIGITAL).—A la banca mexicana no le preocupa que un populista alcance la Presidencia de la República en las elecciones de 2018, ya que “las instituciones están bien acotadas, con pesos y contrapesos”.

Lo que sí le preocupa son las situaciones externas, aquellas que México no puede contener, como que en Francia gane la populista Marine Le Pen (en abril o mayo de este año) y con ello, la eventual salida del país de la Unión Europea, “sería un cambio geopolítico bestial, porque cambia totalmente la estructura mundial tal y como la conocemos”.

Que en Alemania, gane el populismo de extrema derecha (en septiembre próximo), o que el conflicto entre China y Estados Unidos crezca precisamente en el Mar de China.

Pero hasta “para enfrentar los choques externos de esa naturaleza, la banca mexicana está preparada, tiene el capital y la liquidez”, afirmó el presidente saliente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Robles Miaja.

Aseveró que en México el tema de derechas, izquierdas o centros “ya está superado”, pues aseguró que se han visto gobiernos autollamados de izquierda que tienen enorme  responsabilidad en el manejo de las finanzas públicas como gobiernos de derecha.

Consideró que las ideologías no tienen un peso específico para definir las decisiones que toman los gobiernos, porque la economía es una técnica social y aunque a veces es compleja, puede ser tan sencilla como las tres reglas básicas de la economía familiar: no gastes más de lo que tienes, no te endeudes con lo que no puedes pagar y ahorra.

“Es la misma receta para todos los países y las ideologías, por lo que no tengo ninguna preocupación de que llegue un gobierno de izquierda, de centro, de derecha en la medida que sea responsable”, señaló el también presidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer.

En su última conferencia al frente de la ABM, Robles Miaja señaló que en los últimos 25 años México ha construido poder judicial autónomo, tiene un Congreso de la Unión plural, una Presidencia de la República acotada, “por lo mismo no tenemos miedo de que llegue el PRI, el PAN, Morena o un independiente al Poder, confiamos en instituciones, y en los pesos y contrapesos”.

En específico, indicó que si el ex priista y ex perredista López Obrador llegara a ser el candidato presidencial de Morena y obtuviera el triunfo presidencial en 2018, la banca mexicana “trabajaría con él de la mano, porque al final la banca también es una instituciones que trabaja con instituciones, y sea quien ocupe las instituciones, trabajaremos con ellas”.

Por ello, sostuvo que no se ven riesgos de inestabilidad financiera en nuestro país, pero sí de que se puedan tomar decisiones que vayan en contra de esa estabilidad.

En lo que toca a la parte económica del país, Luis Robles consideró que, a pesar del entorno de incertidumbre y volatilidad, “este año puede ser una sorpresa”, debido a que se observa un inicio de 2017 mucho más sólido en cuanto a los indicadores de consumo y empleo, así como en las cifras de la banca.

Señaló que de disiparse la incertidumbre derivada del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), la economía podría mejorar, y de hecho, observó que las exportaciones y la producción manufacturera muestran un avance.

El aún líder de los bancos que operan en el país destacó que las finanzas públicas son sanas, a pesar del aumento en la deuda pública de los últimos años, “pero no nos preocupa la magnitud de la deuda” y por el contrario, destacó el compromiso del gobierno federal de lograr un superávit primario.

“La estabilidad es condición indispensable mas no necesaria para el crecimiento, pero todo el crecimiento que no esté basado en la estabilidad económica es ficticio, es una burbuja, es falso, y usualmente las burbujas se pinchan y la caída es más dramática”, advirtió.

En la conferencia previa a los trabajos de la 80 Convención Bancaria “El dilema global: Globalismo vs Populismo”, señaló que la estabilidad que se construyó en más de dos décadas se puede perder en unos cuantos meses, por lo que “se debe cuidar y defender”, pues si bien no ve riesgos de que se pierda, sí podrían tomarse decisiones en contra de esa condición.

Puntualizó que gracias a la estabilidad, el sector bancario puede crecer a tasas de doble dígito y dirigirse a segmentos de la población que antes no atendía, además de que los mexicanos ahora pueden destinar menos dinero al pago de deuda.

Share: