CirculoDigitalMéxicoPrincipal

Dispositivos móviles en aviones, un riesgo

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de marzo, (LA RED SOCIAL/CÍRCULO DIGITAL).— Por Bianca AguirreComo olvidar aquellla “histórica” evacuación del mes de octubre del 2016, de un vuelo de la compañía Southwest en Estados Unidos que se disponía a realizar el trayecto de Louisville, Kentucky a Baltimore, Maryland, en el que un teléfono de la marca Samsung modelo “Galaxy Note 7” se sobrecalentó en el pantalón de su dueño y después, comenzó a hacer un ruido extraño, seguido de un humo verdoso. Situación que provocó el ordenarle al dueño del móvil y a los demás pasajeros bajar del avión.

Ni tampoco se puede echar al baúl de los recuerdos la reciente explosión, en el mes de febrero, de unos audífonos, una historia en el que la mujer que los portaba sufrió quemaduras en el rostro y parte del cuello, esto mientras dormía. La explosión se registró dos horas después de despegar de Beijing, China con rumbo a Melbourne, Australia.
Por ello, la Oficina Australiana de Seguridad en el Transporte, dió a conocer a través de un comunicado que probablemente fueron las baterías las que ardieron. No obstante la marca y el modelo de los audífonos están hasta el momento sin revelar.
El punto es, que ahora, en estos desencuentros de la tecnología y los vuelos, las autoridades estadounideneses han informado y en mejor de los casos “advertido”, que a partir del 25 de marzo, “todo aparato electrónico o eléctrico de mayor tamaño que un teléfono móvil o smartphone (excepto los aparatos médicos) no deberán ser transportados a bordo de vuelos con destinos a Estados Unidos”.
Y es que ahora una amenaza del Estado Islámico (ISIS) sobre la posible presencia de explosivos en el interior de estos aparatos es considerada “creíble” por Washington.Tan alarmante y serio es el caso, que las autoridades estadounidenses han dado a conocer que de no ser aplicadas estas medidas, las aerolíneas podrían perder su derecho de volar a Estados Unidos.
Así que los dispositivos como: tabletas, cámaras fotográficas, ordenadores portátiles, reproductores de DVD portátiles, lectores electrónicos, impresoras, escáneres, y videojuegos tendrán que ser colocados en el equipaje facturado en virtud de la nueva política. Este procedimiento de seguridad está dirigido para medio centenar de vuelos diarios de nueve aerolíneas, entre ellas: Royal Jordanian, EgyptAir, Turkish Airlines, Saudi Airlines, Kuwait Airways, Royal Air Maroc, Qatar Airways, Emirates y Etihad Airways, con salida de diez aeropuertos internacionales: Amán, El Cairo, Estambul, Yeda, Riad, Kuwait, Doha, Dubái, Abu Dabi y Casablanca.
Por supuesto, las reacciones no se han hecho esperar, pues el gobierno turco reaccionó enseguida y pidió a Washington que levante la prohibición a los pasajeros de los aviones de Turkish Airlines. Los vuelos procedentes del norte de África con rumbo a Estados Unidos, también deberán acatar las restricciones. Y cabe destacar que Estados Unidos no es el único país que ha decidido aplicar estas restricciones, Londres también se ha sumado a esta prohibición para aquellos vuelos provenientes de Turquía, Líbano, Jordania, Egipto, Túnez y Arabia Saudí con destino a Reino Unido.
En este caso hay 14 compañías afectadas, entre ellas British Airways y EasyJet. Por su parte, Francia y Canadá se encuentran considerando tomar estas limitaciones, las cuales no afectarán a miembros de las tripulaciones. Todo esto hace pensar y poner en la reflexión el hecho de como el “boom” de la tecnología y hacer la vida “más fácil”, ahora la ha puesto en una visión “de peligro”, de no saber como reaccionarán estos aparatos en exposiciones de más de 20 mil pies de altura o a factores tan “simples” como lo es el calor. Y en este caso, que sea la misma tecnología un “blanco” para poner en riesgo a la gente que se transporta en aviones.
Siguiendo con este sentido de “seguridad aérea”, existen aerolíneas que han limitado el transporte de líquidos a bordo. Por ejemplo: geles, sustancias pastosas, lociones y el contenido de recipientes a presión como dentífricos, geles capilares, bebidas, sopas, jarabes, perfumes, espumas de afeitar, aerosoles y cualquier otro artículo de consistencia similar.
Destacable es que las compañías aéreas hagan lo posible por mantener y obviamente tener como prioridad la seguridad de sus pasajeros, pero también es importante no perder de vista las causantes que han obligado a las tripulaciones a bajar a los viajeros, entre estos: ser más alto de lo normal y no caber en los asientos convencionales, hablar en árabe o incluso mostrar descontento por una manta que cuesta 12 dólares, como ocurrió en un vuelo de Hawaiian Airlines con destino a Hawai, en el que un hombre de 66 años se rehusó a pagar dicha cantidad, por ello fue “señalado” como alborotador, situación que orilló al capitán y primer oficial de la aeronave a aterrizar en el aeropuerto de Los Ángeles, con el objetivo de bajar al pasajero en cuestión y seguir el vuelo sin él.
En fin, el tema de seguridad sigue y seguirá dando mucho de qué hablar. Mientras tanto, aquí en México, una reforma a la Ley de Aviación Civil, aprobada por unanimidad en el Senado en su sesión del pasado miércoles 22 de marzo, endurece las sanciones contra líneas aéreas que maltraten o pierdan el equipaje, las cuales serán al equivalente a 75 veces la Unidad de Medida y Actualización, es decir hasta seis mil 700 pesos por pieza. Este dictamen fue aprobado por el pleno sin discusión y en paquete con otras reformas, fue devuelto con modificaciones a la Cámara de Diputados para concluir con el proceso legislativo. Situación de la que por supuesto sería bueno saber la postura de las aerolíneas.
Share: