CirculoDigitalCultura y Entretenimiento

La exposición Pinta la Revolución. Arte moderno mexicano, 1910-1950 ha recibido más de cien mil visitantes

CIUDAD DE MÉXICO, 08 de abril, (DE VAGOS / CÍRCULO DIGITAL).- A un mes de que concluya su periodo de exhibición, la muestra Pinta la Revolución. Arte moderno mexicano, 1910-1950 ha sido visitada por más de cien mil personas. Desde el pasado 9 de febrero, la exposición ha acercado numerosas obras maestras de artistas mexicanos del periodo revolucionario y posrevolucionario al público nacional e internacional.

 

La transformación que vivió en México a partir de la Revolución se vio reflejada en el arte. Fue así como surgió el arte nacionalista. Uno de sus mayores ejemplos es el muralismo, su expresión por antonomasia debido a su carácter popular. Este movimiento cosechó elogios a los artistas mexicanos por su conciencia social y su calidad estética.

 

Organizada por el Museo del Palacio de Bellas Artes y el Philadelphia Museum of Art, la exhibición reúne obras de grandes creadores, como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Saturnino Herrán, Francisco Goitia, Gerardo Murillo Dr. Atl, Roberto Montenegro, Manuel Rodríguez Lozano, Rufino Tamayo, Frida Kahlo, Manuel Maples Arce y Manuel Álvarez Bravo.

 

 

 

Pintores, grabadores, escultores y fotógrafos contribuyeron a edificar una identidad mexicana cruzada por el imaginario revolucionario a través de la cultura de masas. En esta muestra, el público constata cómo el trabajo de los artistas plásticos marcó las décadas de la reconstrucción nacional.

 

Este proceso comenzó en 1921, cuando el presidente Álvaro Obregón inició una cruzada para unir a los ciudadanos con el nuevo régimen por medio de la educación y las artes.

 

José Vasconcelos, entonces secretario de Educación Pública, encargó a diferentes artistas la creación de murales en edificios públicos, en los cuales representaran la historia de México y los ideales de la lucha revolucionaria.

 

Gracias a la diversidad que caracteriza a esta exposición, los visitantes pueden percatarse que cada artista tenía una mirada diferente con respecto al movimiento armado, de acuerdo a cómo fueron influidos por el mismo, aun cuando tenían un mismo eje temático.

Share: