CirculoDigitalMéxicoPrincipal

Médicos del IMSS en Tijuana recomiendan vigilar consumo de pescado

TIJUANA, 11 de abril, (DIVISIÓN DEL NORTE / CÍRCULO DIGITAL).- En esta temporada del año aumenta la ingesta de pescado, por lo que es necesario considerar algunas medidas preventivas en su compra para evitar infecciones gastrointestinales, recomendaron médicos del IMSS.

Rocío Romero Valdovinos, nutrióloga del Hospital General Regional (HGR) Número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tijuana, dijo que al comprarlo debe reunir características como: ojos brillantes, que no estén opacos, turbios ni hundidos.

También debe apreciarse branquias coloradas y sin manchas, piel brillante y firme; carne dura; escamas bien adheridas al cuerpo, sin mal olor y que no se desbaraten o se desprendan fácilmente al momento de manipularlo.

Por su alto contenido en sodio, dijo, el consumo de este alimento debe restringirse en el caso de personas que padecen hipertensión arterial, insuficiencia renal crónica o cirrosis; quienes deben limitarse a las indicaciones de su nutriólogo o médico tratante.

Por ser fuente de proteínas de alto valor, el consumo de pescado es importante en todas las etapas de la vida a partir del segundo año, con excepción de niños con antecedentes familiares de alergia a este alimento, anotó.

Señaló que se recomienda sobre todo a las mujeres embarazadas y en período de lactancia, ya que el hierro que contiene es útil en la prevención y tratamiento de anemia.

Este alimento también es necesario para los adolescentes, los adultos mayores y sobre todo para pacientes que requieren regeneración tisular o presenten procesos infecciosos como úlceras de presión, cirugía general, quemaduras y neoplasias.

Romero Valdovinos explicó que por su textura y consistencia, el pescado es útil en las personas con problemas bucodentomaxilares y de la deglución. Es también recomendable en personas con fisura u obstrucción intestinal, con diverticulitis y fibrosis quística.

La especialista del IMSS dijo que las personas sensibles o con antecedentes familiares de alergia a pescados, pueden presentar desde urticaria, angioderma, dermatitis y rinoconjuntivitis.

También, edema laríngeo, asma, náusea, vómito, diarrea, cólico abdominal, migraña, hasta shock anafiláctico, por lo que en esos casos se recomienda evitar su consumo.

 

Share: