CirculoDigitalCultura y Entretenimiento

Recordaron en Bellas Artes al artista Germán Gedovius

CIUDAD DE MÉXICO, 07 de abril, (DE VAGOS / CÍRCULO DIGITAL).- Con el objetivo de poner de relieve el quehacer artístico de Germán Gedovius y reconocer su legado a las artes plásticas de nuestro país, el miércoles 5 de abril se llevó a cabo una mesa redonda en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, organizada por la Coordinación Nacional de Artes Visuales del Instituto Nacional de Bellas Artes. 

 

La actividad se dio en el marco del 150° aniversario del natalicio y 80° aniversario luctuoso de esta figura toral, por su legado y contribuciones al arte mexicano.

 

Magdalena Zavala, coordinadora nacional de Artes Visuales, quien moderó la mesa, destacó que esta serie se realiza para recordar a nuestros artistas y poner sus obras nuevamente en circulación.

 

“Creemos que las nuevas generaciones deben de conocer artistas que fueron fundamentales en el quehacer de nuestra nación en diferentes etapas. Hoy nos convoca un artista al cual este Instituto le debe mucho, ya que tiene en su haber bastante obra suya”.

Apuntó que parte del panorama artístico de nuestro país y el trabajo de creadores como Saturnino Herrán o Ángel Zárraga no se podría entender sin los invaluables aportes que Gedovius realizó con su labor docente y de trasmisión de conocimientos.

 

La investigadora Leonor Cortina abundó sobre este trabajo, reconociéndolo como mentor de Diego Rivera, entre muchos otros, a quienes legó la técnica y el dominio en el manejo del color que distinguió sus obras.

 

Además, compartió algunos datos biográficos de este artista nacido en la Ciudad de México en 1867, quien pasó sus primeros años en San Luis Potosí, donde surgieron sus inquietudes artísticas.

 

Al ser sordomudo, dijo, desde niño se empezó a comunicar con dibujos y lápices, al ver estos dotes sus padres lo llevaron a aprender con un sacerdote y con algunos pintores que tenían cierta influencia del impresionismo, lo que le dio un manejo del color verdaderamente extraordinario y una pincelada muy suelta.

 

En la Academia Real de Múnich, Alemania, aprendió a dibujar al carbón y reinició sus clases de pintura. Luego de su fructífera estancia en Europa regresó a nuestro país.

 

Aunque para la mayoría es un artista prácticamente desconocido, señaló que fue un pintor muy importante  y de extraordinaria calidad, quien además dejó una profunda huella en sus discípulos.

 

En su oportunidad, Hugo Arciniega habló sobre la relación que Germán Gedovius estableció con la arquitectura mexicana, un motivo siempre presente en su obra. Apuntó que sus primeros encuentros con el paisaje y la arquitectura vernácula se dan marcados por esta idea de lo propio, cuando empieza a descubrir la ciudad y el entorno, plasmando también su mundo interior.

 

Su ejercicio pictórico posee esta idea sombría de claroscuros, algo que también desarrolló en el retrato y en su viaje por la arquitectura mexicana y virreinal, elementos que dejan ver la continuidad del romanticismo en un periodo de discusión y de vanguardia, motivo por el que su trabajo fue tan cuestionado.

 

Finalmente destacó su forma de relacionar el yo interior, la divinidad y retratar la emoción popular, su fascinación por la talavera, su conocimiento geométrico y otros motivos. Si bien su pintura no dialoga con los que buscaban vanguardia en las exposiciones, dijo, si lo hizo con los arquitectos y su entorno, en una lectura que también vivió transformaciones.

 

Share: