CirculoDigitalColumnasOpiniónPrincipal

Rumbo a la elección Presidencial 2018

Opinión

*Juan Martínez Veloz

amlo

 Los acontecimientos están afectando las preferencias electorales de los  mexicanos rumbo a la elección presidencial del 2018, y también a las  elecciones locales 2017 en Coahuila, Estado de México y Nayarit: La  llegada de Donald Trump al poder en EUA, y los supergasolinazos que la  Secretaría de Hacienda y el Congreso federal han decido imponer el  presente año. El primer aumento fue del 14.2 al 20.1%, y al parecer  habrá más.

¿Cómo van las tres principales fuerzas del país rumbo a la elección  presidencial del 2018?

 Las izquierdas.- El candidato de las izquierdas seguramente será Andrés  Manuel López Obrador. Hasta hoy el único aspirante presidencial más o menos seguro para el 2018. Creemos que esta candidatura incluirá, al final de cuentas, al PRD porque una alianza PRD-MORENA es más natural ante el electorado que las polémicas alianzas PAN-PRD. Sin embargo, en este momento las relaciones entre ambas fuerzas políticas no son buenas.

AMLO es el principal beneficiario electoral de los “súper-gasolinazos” en las encuestas, pues está al margen de las decisiones en el tema energético que se han venido tomando por años. En cierta manera, AMLO en su interior puede pensar: “Vengan más gasolinazos. Más votos serán para mí”.

La llegada de Donald Trump al poder en EUA tiene para AMLO lecturas encontradas. Por un lado es positiva porque es un partido y una corriente política distinta a los Demócratas norteamericanos que en México están más relacionados con el PAN, Felipe Calderón y el neoliberalismo; por otra, es negativa para las izquierdas, pues los Republicanos están ideológicamente más cerca del PAN en México y en el PRI de Luis Videgaray.

La llegada de Trump al poder en EUA tiene colateralmente un efecto positivo para México; permite replantear las fallas y aciertos del modelo neoliberal en el país que se ha implementado a partir de 1992.

Está por verse también si Donald Trump se consolida en el poder en el país de las libertades, pues las primeras semanas han sido para el nuevo presidente muy difíciles.

PRI.- Al PRI parece no importarle la elección presidencial 2018, no trae un candidato natural a la presidencia como en su momento lo fue el actual presidente de la república Enrique Peña Nieto, quien siempre lideró las encuestas electorales entre 2009 y 2012.

Algunos analistas entendieron el nombramiento de Enrique Ochoa Reza como presidente del CEN del PRI como un paso adelante en las aspiraciones presidenciales del grupo “Secretaría de Hacienda” liderado por Luis Videgaray, quien ya se reincorporó al gabinete de EPN como Secretario de Relaciones Exteriores.

Consideramos que el principal problema que tendrá el PRI, es la forma en la cual elegirá a su candidato presidencial; es decir, a la antigua: por impulso y apoyo del presidente en funciones, o de una forma moderna: mediante elecciones internas, esto es lo mejor para el PRI y para todos los partidos políticos. Urgen elecciones primarias obligatorias en todos los partidos mexicanos como se hacen en EUA, Argentina y muchos países democráticos.

PAN.- La candidatura de Margarita Zavala tiene pros y contras. Su punto más débil es que es esposa del ex presidente Felipe Calderón, con las virtudes y defectos que tuvo como presidente de México durante 2006-2012.

Ricardo Anaya actual presidente del CEN del PAN agarró fuerza con los triunfos del PAN y las Coaliciones en siete estados de la república el pasado 5 de junio de 2016.

Quizás le falta más currículo para ser buen candidato a presidente de la república como ser Gobernador de un estado, aunque tiene los derechos políticos a salvo como ciudadano mexicano.

Recientemente se le vio involucrado en un “escándalo mediático” producto de sus continuos viajes a la ciudad de Atlanta, pero finalmente no pasó a mayores (responsabilidad penal o administrativa).

Se encuentra también apuntado para la elección 2018 Rafael Moreno Valle. El hecho de que en las pasadas elecciones el PAN volviera a ganar la gubernatura del estado de Puebla lo hace un aspirante legítimo.

Su punto débil es que en algunos sectores del panismo ortodoxo se le ve como una figura política de origen priista.

Share: