CirculoDigitalMéxicoPrincipal

Trabajadoras domésticas, sector muy vulnerable; necesarias reformas para defender sus derechos

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de febrero, (BJ NOTICIAS / CÍRCULO DIGITAL).- La secretaria de la Comisión de la Ciudad de México, diputada Evelyn Parra Álvarez (PRD), afirmó que las y los trabajadores domésticos representan un sector social muy vulnerable ya que la mayoría desconoce sus derechos; en muchas entidades del país no se aborda el tema, y sus congresos locales no trabajan para defender a esta población.

 

Consideró que si bien a través de sindicatos se puede reforzar la protección de los trabajadores del hogar, desde la Cámara Diputados se deben generar iniciativas de reforma para ayudarlos.

 

Durante el encuentro “Derechos y obligaciones que contiene el contrato colectivo de trabajo, del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar”, la legisladora se comprometió a impulsar reformas a la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social, a fin de brindar mayor defensa a esta fuerza laboral.

 

Parra Álvarez indicó que estas personas fortalecen la economía y tienen un gran valor social que prácticamente no se toma en cuenta, por lo que manifestó su respaldo “a una lucha por derechos que ha prevalecido por casi 15 años”.

 

El especialista principal en Protección Social y Desarrollo Económico de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Helmut Schwarzer, indicó que la labor doméstica es un fenómeno creciente y cada vez más importante debido a los cambios sociales y demográficos, lo que exige la construcción de bases decentes para el sector.

 

Comentó que la OIT en 2010 aprobó el Convenio 189 y la Recomendación 201, encaminados a garantizar la protección social para todas las y los trabajadores del hogar.

 

Habló sobre la Recomendación 204, referida a la economía informal y la inclusión de las y los trabajadores. Agregó que es importante superar barreras culturales, porque aún existe discriminación hacia este personal de trabajo.

 

Amalia García Medina, Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México, resaltó la importancia de las tareas que se realizan en el hogar, pues equivalen al 24 por ciento del Producto Interno Bruto, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

 

Para garantizar sus derechos a las y los trabajadores del hogar, se requiere formalizar los empleos y para ello, coincidió en que se debe realizar reformas a las leyes Federal del Trabajo y del Seguro Social.

 

En este sentido, refirió que la Ley Federal del Trabajo reformada en 2012, establece que las empleadas del hogar que vivan en el mismo lugar donde desempeñan su labor podrán tener hasta 12 horas de descanso, es decir, que su jornada es de 12 horas, lo cual es inaceptable.

 

Destacó la labor del sindicato que ha visibilizado la importancia de las trabajadoras del hogar, y reiteró el compromiso que tiene el gobierno capitalino por la protección efectiva de sus derechos, al promover la firma de contratos con sus empleadores.

 

El gobierno de la CDMX establecerá un programa orientado a la capacitación y certificación con el propósito de brindarles mejores competencias y con ello salarios dignos.

 

La procuradora de la Defensa del Trabajo, de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo, Mónica López Moncada, precisó que el trabajo doméstico tiene dos vertientes: el remunerado y no remunerado, pero en ambos supuestos la labor es no visible, sin reconocimiento social y, en la mayoría de los casos, enfrenta discriminación.

 

El trabajo del hogar, dijo, generalmente consiste en jornadas muy largas, desvalorizadas y con el establecimiento de relaciones jerárquicas basadas en sexo, origen étnico, edad y condición social.

 

Resaltó la existencia de un sindicato que vele por los derechos de las y los trabajadores del hogar, y permitir que cuenten con el respaldo del gobierno de la Ciudad de México.

 

El diputado Constituyente Jorge Juárez Grande, mencionó que la Carta Magna de la Ciudad de México reconoce, de manera específica, los derechos de las trabajadoras del hogar; en ella se promueve la firma de contratos, acceso a la seguridad social, la higiene y la protección de quienes se dedican al trabajo doméstico.

 

Este documento determina la obligación de las autoridades a promover la igualdad sustantiva en el trabajo y el salario digno, establecer programas de capacitación, adiestramiento, formación profesional, asesoría y defensoría gratuitos para las personas y sus organizaciones, a fin de que conozcan sus derechos.

 

La presidenta de la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje número 20, Viridiana Aguilar Rincón, subrayó la importancia de la construcción de contratos colectivos, ya que muchas veces a falta de este documento y basando la relación laboral en la mera confianza, no es posible acreditar una relación de trabajo, dificultando la defensa de derechos ante cualquier conflicto.

 

Manifestó el compromiso de sumar esfuerzos para alcanzar el reconocimiento de la justicia que, en todo momento, las y los trabajadores del hogar deben gozar.

 

El director general del Instituto de Capacitación para el Trabajo de la Ciudad de México, Juan Carlos Foncerrada Berumen, apuntó que la función del instituto es fomentar y propiciar el acceso al trabajo digno.

 

Consideró importante generar un conocimiento colectivo y, si bien hay mucho camino que recorrer, podemos avanzar en concientizar a las y los trabajadores domésticos de lo importante que es que su labor sea reconocida, al igual que sus derechos.

 

Marcelina Bautista Bautista, secretaria colegiada del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (SINACTRAHO), urgió a los legisladores ratificar el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual establece adoptar medidas para asegurar la promoción y la protección efectivas de los derechos humanos de todos los trabajadores domésticos.

 

Sostuvo que en el país cerca de 2.4 millones de personas se desempeñan como trabajadoras del hogar, de las cuales la mayoría laboran en un ambiente precario, de discriminación y poca remuneración por el esfuerzo realizado.

 

Explicó que el sindicato nació con el fin de luchar por los derechos laborales de estos empleados, al proponer la creación de contratos colectivos y con ello garantizar el respeto de las prestaciones de ley.

 

La representante del SINACTRAHO afirmó que se requiere impulsar modificaciones a las leyes Federal del Trabajo y del Seguro Social, con el propósito de que las trabajadoras del hogar accedan a la seguridad social.

 

En tanto, Manuel Fuentes Muñiz, abogado del SINACTRAHO, coincidió que es fundamental modificar los ordenamientos jurídicos en materia de Trabajo y Seguridad Social, ya que esto permitirá establecer en los contratos colectivos las prestaciones de ley, como vacaciones, aguinaldo y, en caso de despido, una indemnización.

 

Resaltó que la Ley del Seguro Social no las reconoce como trabajadoras, sino como un trabajo informal, lo que impide que en un proceso legal se reconozcan sus derechos de manera adecuada.

 

Alberto del Castillo del Valle, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), reiteró que para generar un pleno respeto por los derechos de las trabajadoras del hogar es necesario que la legislación federal lo establezca.

 

Apuntó es fundamental que el sindicato genere mecanismos que promuevan sus derechos laborales no sólo a las trabajadores, sino entre los patrones, y con ello garantizar el respeto de las garantías individuales.

 

Share: