CirculoDigitalColumnasOpiniónPrincipal

TUS PECHOS CÁNTAROS DE LECHE

OPINIÓN 

LUCERITO DEL PILAR FRANCO

 

Tus pechos cántaros de miel, como reverbereyan, como reverbereyan, tus pechos cántaros de miel… se coreaba una canción de los años 70’, tal vez por eso olvidamos que la lactancia es una forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y desarrollo correcto de los niños; tal vez por eso aunque la Oficina en México del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informó que el índice de lactancia exclusiva en los primeros seis meses de vida se duplicó en los últimos tres años, al pasar de 14.4 en 2012 a 30.8 en 2015, mi México lindo y querido sigue ocupando los últimos lugares en lactancia materna en América Latina.

Tus pechos cántaros de miel como reverbereyan … Tal vez por eso olvidamos que, en la etapa más frágil de la vida de niños y niñas, la lactancia ayuda a prevenir enfermedades y salvar vidas, fortaleciendo su desarrollo; tal vez por eso olvidamos que la alimentación con leche materna previene o reduce la frecuencia de enfermedades como gastroenteritis, colitis, enterocolitis necrosante, cólera, entre otras.

Tus pechos cántaros de miel… Tal vez por eso olvidamos implementar políticas públicas que contemplen la información, formación y capacitación en lactancia materna que deben difundirse entre madres, padres, equipo médico y más aún en hombres y mujeres antes de que decidan ser madres o padres; tal vez por eso olvidamos que la práctica de amamantar está en declive ante la desmedida comercialización de sucedáneos de la leche materna y el aumento de las actividades de las mujeres en la fuerza productiva del país.

Tus pechos cántaros de miel… Tal vez por eso olvidamos que las mujeres que deciden ser madres y amamantar a sus hijas e hijos, tiene el derecho de hacerlo también vías y espacios públicos, sin que medie amenaza, insulto o intimidación alguna.

Tus pechos cántaros de miel… Tal vez por eso olvidamos que los senos de las mujeres tiene una función maravillosa y única en la conservación de la especie humana; tal vez por eso olvidamos que el lazo entre madre e hijo se fortalece durante la lactancia; tal vez por eso olvidamos que el vínculo inicia el proceso de apego y con él la seguridad y pertenencia; tal vez por eso olvidamos que la lactancia materna es un hecho biológico sujeto a modificaciones por influencias sociales, económicas y culturales.

Tus pechos cántaros de miel, como reverbereyan…  escúchenla, cántenla…  sin olvidar que los pechos de las mujeres, que lo deciden, son cántaros de leche, cántaros de vida.

 

 

 

Share: