ColumnasOpinión

Nunca escupas hacía arriba

Línea Fifí

 Martín de J. Takagui

A sus 92 años de edad la filosofía y conseja de mi madre, Doña Sara Carbajo se hace presente, su enseñanza vuelve a ser cierta y aplicable incluso a los sucesos de la vida nacional y es que cuando el escupitajo se lanza hacia arriba irremediablemente tendrá que caerte encima.

“Nunca escupas hacia arriba”, era el consejo, como una advertencia de que escupir no es lo más adecuado ni es una acción caracteristica de una persona educada y de principios, pero hacerlo hacia arriba conlleva el riesgo antes citado. “que te caiga en tu propia cara”.

Desde las primeras semanas de este año el Gobierno de la República, inició una serie de acciones para fincar diversas acusaciones penales en contra del panista Francisco Javier Cabeza de Vaca, gobernador del estado de Tamaulipas y como pocas veces, el proceso avanzó desde las primeras indagatorias de la Fiscalía General de la República, que dio vista a la Cámara de Diputados para que iniciara el juicio de procedencia para retirarle el fuero.

Apenas hace unos días, con el voto mayoritario de Morena y sus aliados legislativos en la Cámara de Diputados se aprobó el dictamen que retiró el fuero constitiucional al mandatario estatal, a fin de que la FGR o cualquier otra autoridad pudiera ejercer acción penal en contra de García Cabeza de Vaca, aunque el Congreso de Tamaulipas encontró un resquisio legal para evitar su destitución.

La noche del lunes pasado, una tragedia conmocionó a la opinión pública, no solamente de la Ciudad de México, del país y del mundo entero, al conocerse la noticia de que la estructura del tren elevado del Metro en la Línea 12 conocida como Dorada se siniestró aplastando vehículos y a los ocupantes de dos de los vagones del convoy, en la estación Olivos dejando un saldo de más de 70 heridos y 25 muertos, entre ellos al menos dos menores de edad.

De inmediato surgieron los recuerdos, “esa línea siempre ha tenido problemas, desde que se entregó” la obra tuvo que ser suspendido su servicio, pues se corrían graves riesgos de descarrilamiento por la deficiencia en la construcción de las vías.

Decenas de problemas se detectaron en la operación de esa línea, por deficiencias en la construcción y el equipamiento de la línea del Metro, pero además, despiués de ñps sismos de 2017, los propios vecinos y usuarios publicaron en redes sociales fotografías que mostraban el desnivel que tenía la estructura de concreto en el lugar preciso donde se fracturó el lunes y se provocó el siniestro fatal.

Se habló de mala construcción, desde que Marcelo Ebrard como jefe de gobierno de la Ciudad de México ordenó y supervisó la obra, había cuestionamientos por supuestos sobreprecios que aumentaron el costo final en decenas de miles de millones de pesos se dijo quie era una obra de la corrupción.

También se habló de la falta de inversión en mantenimiento, el subejercicio del presupuesto en la materia, aunque el gobierno de Clauda Sheinbaum ha tratado de desvirtuar esa versión, pero en los reportes de actividades, se hace evidente el mantenimiento tardío en esa línea.

Para gran parte de los mexicanos o de quienes han estado medianamente informados los principales responsables de esta tragedia (responsables no es lo mismo que  culpables) son ni más ni menos que el actual secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Seinbaum Pardo.

Pueden ser responsables o no, pero ayer jueves, el Partido Acción Nacional presentó una denuncia de hechos con innumnerables pruebas ante la Fiscalía General de la República, a fin de que se busquen elementos que configuren delitos y ante ello, se proceda a que la FGR solicite a la Cámara de Diputados un proceso para el juicio de procedencia en contra de los dos.

Doña Sara Carbajo, educada a la vieja usanza con sus casi 93 años a cuestas, lucida, sabia y mujer de principios sigue dando consejos a sus cinco hijos que le quedan vivos. Ojalá muchos de los políticos mexicanos hubieran tenido una madre como la míaa.

Sigamos por la Línea Fifí.

Share: